Presto: un plus de calidad turística que nos ha acompañado este verano en la playa