Fabricar en España sí es rentable